Así se logró la llegada de Gran Scala

Por Manuel Trillo

Todo empezó con un «soplo» del senador del PAR José María Mur, en las Navidades pasadas. Había llegado a sus oídos que un grupo de inversores estaban buscando ubicación para instalar en Europa un gran espacio de ocio al nivel de la oferta de Las Vegas u Orlando en EE.UU. o de Macao en Asia. Las opciones para un proyecto de dimensiones desconocidas en el continente eran variadas e iban desde países como Polonia o Hungría hasta el norte y el sur de Italia.

Así se lo hizo saber el ex presidente del PAR al consejero de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón, el también aragonesista Arturo Aliaga, quien desde entonces hasta hace unas semanas ha llevado el peso de la negociación con los promotores de lo que el pasado miércoles se presentó en Zaragoza como el macrocomplejo Gran Scala. Durante estos casi doce meses, las conversaciones se han llevado en el más absoluto sigilo y su desarrollo ha estado salpicado de peripecias que, al modo de uno de los parques temáticos previsto, Spyland, se acerca al mundo de las películas de espías. Muy pocos colaboradores de Aliaga han estado al corriente de lo que hacía y la mayor parte de los miembros del Gobierno autónomo lo desconocía. Uno de ellos era el actual presidente del PAR y vicepresidente del Gobierno aragonés, José Ángel Biel, quien autorizó el diálogo exploratorio, con la indicación de tentarse bien la ropa y no dar pasos en falso.
El primer contacto
Con la mediación, entre otros, de los consultores barceloneses de Riera y Carreras Asociados, Aliaga entra en contacto con los inversores. El primer encuentro directo se produce en un hotel junto al puerto de Londres, entre los días 23 y 25 de enero, cuando se celebraba en la capital británica una feria internacional del juego, la International Game Exhibition. El consejero les muestra allí una presentación en formato «power point» con las que les trata de convencer de que Aragón es «la mejor localización del sur de Europa» para el proyecto que quieren desarrollar. Los representantes de distintas de las empresas embarcadas en la operación comienzan a interesarse por la zona y someten al consejero a un primer «tercer grado» sobre las posibilidades que ofrece la Comunidad para poner en marcha allí la iniciativa.

Una vez echado el anzuelo, el consejero invita a los inversores a visitar Aragón. Entre el 8 y el 11 del pasado marzo, aloja a 17 representantes de estos grandes promotores en el Monasterio de Rueda, donde existe un establecimiento de la Red de Hospederías de Aragón y cerca de la comarca de Los Monegros, todo en el más absoluto secreto. En ese viaje conocen por primera vez, de primera mano, el entorno que les ofrece el Gobierno aragonés. Con un helicóptero, recorren el Pirineo, el histórico Monasterio de San Juan de la Peña, los aeropuertos de Zaragoza y Huesca, la comarca turolense del Matarraña y, además, comprueban que a un paso de allí se encuentran las turísticas playas del mar de Mediterráneo. Según Aliaga, se van «aluncinando en colores».

El parón electoral congela las conversaciones y Arturo Aliaga admite a sus interlocutores que pudiera darse la circunstancia de que no continuara en su puesto tras el 27 de junio. Pero, una vez renovado en el cargo, retoma inmediatamente el contacto porque los promotores empiezan a meter prisa.
Reunión a la vera del Sena.
Con la misma discreción que hasta entonces, el consejero se desplaza el 5 y el 6 de junio a París, donde tienen su sede algunos de los principales socios de ILD. Allí se suman nuevas empresas que hasta ahora no habían participado en las conversaciones.

Allí les lleva una nueva presentación, más actualizada, con la que los promotores forman su propio dossier. Le someten a un nuevo interrogatorio, con preguntas más técnicas, y ya le plantean la necesidad de que haya una adecuación de la normativa y las necesidades de agua, energía e infraestructuras para poner en marcha el complejo. «No problem», responde Aliaga, quien pone como ejemplo la ley específica que se aprobó para impulsar la plataforma logística Pla-Za, que el Ebro y otros cauces de la zona garantizan los 14 hectómetros cúbicos necesarios y que las líneas de alta tensión y subestaciones permiten suministrar la electricidad necesaria.

El 17 de julio, todavía sin luz ni taquígrafos, los responsables de las empresas, ya convencidos de que Aragón puede ser una buena opción, cinco inversores presentan el proyecto en el despacho del presidente del Gobierno autónomo a Marcelino Iglesias, el vicepresidente, José Ángel Biel, y el propio Aliaga.
Urge la respuesta
En agosto empiezan a mostrar su interés por instalarse en el complejo aragonés los responsables de dos de los parques temáticos, Spyland y Aquantica.

Aliaga es consciente de que hay que dar ya una respuesta y, tras consultarlo con Biel, envía el 29 de agosto una carta, a la que ha tenido acceso ABC, en la que confirma «el decidido interés de nuestro Gobierno por apoyar sus ambiciosos objetivos de inversión». ILD quiere presentar el proyecto en Las Vegas y Aliaga envía una nueva carta el 2 de noviembre en la que reitera el apoyo de la Comunidad.

Pero si hasta entonces la confidencialidad mutua había mantenido oculto el proyecto, todo se precipita el 16 de noviembre, en la convención internacional de parques temáticos celebrada en Orlando.
La operación se precipita
Sin que estuviera previsto, los responsables de Spyland desvelan ante periodistas su intención de instalarse en España y, a preguntas de una informadora de la agencia Reuters, confiesa que se trata de Aragón, una región desconocida para la mayoría de los presentes. Allí se encontraba una delegación española, con Aliaga y Mur, que admiten el apoyo de la Comunidad. Las noticias llegan a España y la opinión pública recibe atónita la intención de montar en Los Monegros un espacio de esta envergadura.

La contestación definitiva de ILD llega el 23 de noviembre, firmada por Paul Stephane Allegrini, uno de los directores del consorcio, en la que, gracias al compromiso del Gobierno aragonés para el desarrollo de infreaestructuras y los suministros necesarios, así como su capacidad para adecuar la legislación, apuestan por Aragón como lugar donde instalar el proyecto.

Finalmente, los representantes de ILD presentan el proyecto en la sede del Gobierno aragonés y se firma el protocolo de intenciones. Ahora, queda un largo trabajo por delante para ponerlo en marcha.

Fuente: ParkZone.es (Publicada de ABC)

Anuncios

Necesitamos tu ayuda!!

Puedes ayudarnos haciéndote socio, haciendo un donativo para esta campaña o poniendo a disposición tus saberes y habilidades escribiéndonos a colabora@ecodes.org.

Categorías

diciembre 2007
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  


A %d blogueros les gusta esto: