´Gran Scala´, de la ilusión al recelo

Editorial de El Periódico de Aragón 

Desde que se recibieron las primeras noticias sobre el proyecto destinado a construir en Los Monegros una megaciudad del ocio y el juego, EL PERIÓDICO ha intentado ofrecer a sus lectores las novedades y opiniones generadas por tan singular asunto. No ha sido tarea fácil, porque ni la información ha fluido con la necesaria transparencia ni las contradictorias pasiones desencadenadas por Gran Scala han permitido un debate razonable.

Pero ahora se hace imprescindible empezar a trazar una imagen fiel y un análisis lógico de este proyecto. La Unión Europea ha pedido explicaciones al Gobierno de Aragón y, por otro lado, las declaraciones y acciones de varios miembros de dicho Gobierno cada vez resultan más atípicas. La ilusión se mezcla con el recelo mientras la falta de datos y la desinformación programada mantienen en la duda a muchas personas.
PROBLEMAS SIN RESOLVER Gran Scala plantea tres problemas: su credibilidad como proyecto, sus implicaciones políticas y legales y sus impactos demográficos, sociales y medioambientales. En ninguno de estos tres niveles se han despejado muchas incógnitas en estos cuatro meses de darle vueltas a la cuestión. Por el contrario, las dudas razonables crecen.

ILD, el pool empresarial que impulsa la futura macroinstalación lúdica, sigue sin dar el perfil que cabría esperar de quienes se están metiendo en algo tan enorme. Sus datos sobre el volumen de la nueva ciudad resultan poco creíbles. Sus idas y venidas en busca de suelos empiezan a resultar casi cómicas. Es más: sin el respaldo oficial que ha dado el Gobierno de Aragón a Gran Scala, pocos se estarían tomando en serio esta historia.

Pero el hecho de que ILD cuente con ese apoyo gubernamental, fuertemente personalizado en el vicepresidente Biel y el consejero Aliaga, ambos del PAR, está creando considerable confusión y no pocas suspicacias. En estos momentos la obligación de quienes gestionan los intereses públicos de Aragón sería más bien estudiar los impactos que pueda causar la megaciudad del ocio e investigar la solvencia de los promotores, antes de aliarse con éstos, firmar protocolos (que comprometen muy seriamente la Hacienda autonómica), ofrecerles un marco legal específico y actuar como auténticos intermediarios en la dificultosa compra del suelo.

Que la UE pida explicaciones es normal. Todos queremos saber en qué nos estamos metiendo exactamente. Porque ésta no es una cuestión que requiera entusiasmo, sino datos precisos y análisis serios

Anuncios

Necesitamos tu ayuda!!

Puedes ayudarnos haciéndote socio, haciendo un donativo para esta campaña o poniendo a disposición tus saberes y habilidades escribiéndonos a colabora@ecodes.org.

Categorías

Posts Más Vistos

marzo 2008
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  


A %d blogueros les gusta esto: