“Ojalá nos tocara aquí”

Fuente: Heraldo de Aragón

Ontiñena ha recibido como agua de mayo la oferta por las tierras, un secarral lejos del pueblo, pero no oculta cierta desconfianza recordando que en los noventa se anunció una industria que nunca llegó.


Hace solo unos días que han acabado las fiestas y a la entrada del pueblo una pancarta felicita a una pareja que contrae matrimonio. Pero desde hace dos días, más que de la resaca festiva o del próximo banquete, en los corrillos se habla de casinos y se hacen bromas con la lluvia de millones que traerá Gran Scala. ILD ofrece 9.000 euros por hectárea, cuando el precio de venta habitual es de 1.500. Un regalo para unas fincas de secano, que están muy lejos del pueblo, donde la cosecha depende de la climatología, y ya se sabe que en esta zona geográfica a caballo entre los Monegros y el Bajo Cinca la lluvia brilla por su ausencia.

Pero la ilusión se mezcla con el recelo. En este pueblo aprendieron a desconfiar de la riqueza fácil cuando hace 15 años se anunció la instalación de una planta siderúrgica que iba a crear 450 empleos y que al final quedó en un bluf. Incluso el promotor invitó a cava en las fiestas y se brindó por la prosperidad de la industria que nunca llegó.

Manuel Novellón sabe que los agricultores que tienen fincas por San Gregorio fueron el jueves a firmar un papel al Ayuntamiento. “Si es un beneficio para el pueblo…, porque la mayoría somos jubilados y hay pocos agricultores jóvenes. Esas tierras son de secano. El año que llueve, hay cosecha, pero si no llueve, como éste, no se recoge nada. Aquí llegó a haber 2.000 habitantes, pero la mayoría se fueron a Cataluña”, dice este jubilado, mientras charla con un anciano a las puertas del bar Aragonia.

Dentro, un grupo de jóvenes comparte tertulia a la hora del vermú. “La noticia empezó a correr el miércoles, cuando llamaron a los propietarios”, comenta Javier Mur, hijo de uno de los que ya ha firmado. Él es conductor, pero ayuda a su padre en una granja de terneros. “Todo lo que sea crear empleo me parece perfecto, porque aquí solo tenemos el campo y la ganadería y hay que hacer un poco de todo para vivir”, comenta, sin olvidarse del “montón de impuestos que recogerá el pueblo”.

A su lado está Adrián Golea, un albañil rumano que vive en Monzón. “Ahora ha aflojado la construcción y sería bueno que hicieran Gran Scala, para todo Aragón, porque es mucho dinero”. La propietaria del bar, Ana Reig, confía en que el proyecto se haga realidad, “para que mis hijos no tengan que ir a buscar trabajo fuera”.

Los comentarios no son ajenos al retraso que acumula el complejo de ocio y juego y al abanico de ubicaciones que se han barajado. Teniendo en cuenta que han pasado nueve meses desde la firma del protocolo de colaboración entre ILD y el Gobierno de Aragón, no es extraño cierto escepticismo. Francisco Rodríguez, que también atiende el bar Aragonia, reconoce que muchos están a la expectativa, “pero si te dicen que te van a comprar terrenos que están en un secarral, y lo pagan bien. Los que han firmado lo han hecho gustosamente”. Rodríguez recuerda que en Ontiñena “estamos muy escamados”, aludiendo a la frustrada instalación de la siderúrgica.

La ex alcaldesa, Nuria Soler, concejala del PAR y propietaria de fincas en San Gregorio, cree que la mayoría del pueblo está a favor, porque cuando se empezó a hablar de Gran Scala y de posibles ubicaciones “nosotros decíamos que ojalá nos tocara”. Es cauta porque sabe que hasta ahora solo hay firmado un documento de intenciones y que ILD miró terrenos en otros sitios.

Anuncios

Necesitamos tu ayuda!!

Puedes ayudarnos haciéndote socio, haciendo un donativo para esta campaña o poniendo a disposición tus saberes y habilidades escribiéndonos a colabora@ecodes.org.

Categorías

Posts Más Vistos

septiembre 2008
L M X J V S D
« Ago   Oct »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  


A %d blogueros les gusta esto: