Llega la hora de la verdad en Gran Scala

Fuente: Público
PILAR BLÁZQUEZ – MADRID

Sitúese en medio del desierto sin ningún atisbo de civilización en muchos kilómetros a la redonda. Sienta como el sol calienta el paisaje desértico hasta difuminar las lejanas montañas que rompen el horizonte y, sobre todo, póngale a la escena unas cuantas notas de película del oeste americano. Sólo así es posible hacerse una idea de lo que va a suponer el proyecto Gran Scala en Aragón.

Nada menos que 1.300 hectáreas en las afueras del pueblo de Ontiñena, en los aledaños del desierto de los Monegros en Huesca, servirán para albergar el mayor complejo de juego y ocio de Europa.
La nueva ley exige que los promotores se ubiquen en Aragón

Sobre el papel hay 32 casinos, 70 hoteles, seis parques temáticos, 12 complejos de ocio de tamaño mediano, y cerca de 65.000 viviendas destinadas a acoger a los futuros trabajadores. La comparación es obvia; estamos ante Las Vegas made in Spain.

Esto está en las maquetas pero sobre el terreno, no hay nada todavía, lo que alimenta las dudas sobre si el proyecto finalmente verá la luz. Y ahora, con la aprobación en abril de la Ley de Centros de Ocio de Gran Capacidad por parte del Gobierno aragonés, ya no hay excusas para más demoras.

Todo comenzó allá por el año 2007. Una empresa con sede social en Reino Unido, International Leisure Development (ILD) colocó el caramelo en la mesa de la Junta de Aragón. Al Gobierno presidido por Marcelino Iglesias los ojos le hicieron chiribitas.
ILD sólo invertirá el 8% de los 17.000 millones de euros previstos

El grupo de accionistas agrupados en ILD (ver apoyo en la página siguiente) prometía nada menos que una inversión de 17.000 millones de euros. (el presupuesto que maneja la junta en 2009 es de 5.700 millones), la creación de 65.000 puestos de trabajo directos y la llegada de 25 millones de visitantes. Casi la mitad de los 57,4 millones que visitaron España en 2008.

Pero lo que el Gobierno veía como un revulsivo económico era una aberración ecológica y social para asociaciones de vecinos, movimientos ecologistas y partidos políticos como Izquierda Unida, que se agruparon en una plataforma llamada Stop Gran Scala. Dos años después, la oposición se mantiene. “El área de Monegros no está preparada para absorber este modelo de negocio especulativo. Los puestos de trabajo no compensan”, denuncia Rosa Arqué, portavoz de Stop Gran Scala.

Desde el punto de vista económico, en el sector del juego más que hacer valoraciones están expectantes ante un modelo de explotación que es desconocido en Europa. “El principal negocio de Gran Scala no es la explotación de los casinos, sino el desarrollo inmobiliario. Es puro estilo americano”, explican fuentes del sector. ILD espera sacar beneficios de la explotación de los suelos y de los negocios que allí se desarrollen. Para ello ha exigido, que como en Las Vegas, los impuestos al juego sean mínimos.

Otro de los motivos que genera dudas es que se mezclan el juego de los casinos, con el esperado turismo familiar que deben atraer los parques temáticos. “Nunca se ha probado en el mundo y está por ver si funciona”, apuntan los empresarios del juego.
Críticas sin base económica

El problema es que los compromisos no se han materializado. De los 17.000 millones de euros que prevé el proyecto, la empresa promotora sólo ha desembolsado poco más de tres millones en concepto de publicidad, y algunos socios cerca de medio millón de euros para financiar las presentaciones públicas del proyecto en Zaragoza y Las Vegas. “Hasta ahora todos nuestros gastos son a fondo perdido, es lógico que hayamos sido muy conservadores”, se justifica Jaime Riera, el portavoz de ILD en España.

Ha sido precisamente esa reticencia a invertir la que ha generado dudas sobre la viabilidad del negocio. Desde Izquierda Unida han arreciado todo tipo de críticas acerca de su solvencia. “Es muy dudosa. Los promotores han cambiado continuamente durante estos años y sus fondos están muy lejos de la inversión anunciada”, asegura Álvaro Sanz, representante de Izquierda Unida en Stop Gran Scala.

Los empresarios consideran que estas críticas no tienen base económica. Aun así, su entusiasmo también ha cedido en los últimos meses. “El proyecto nos gusta tanto desde el punto de vista económico como empresarial. Nadie llega con tanto dinero por delante, aunque es cierto que un proyecto que lleva 16 meses parado, genera dudas”, asegura Jesús Morte, presidente de la Confederación de Empresarios de Aragón.

Con la Ley de Centros de Ocio de Alta Capacidad en marcha, es hora de que los promotores acallen todas esas críticas sobre su solvencia. “No es cuestión de confiar o no, sino de que los promotores demuestren ahora su intención de llevarlo adelante presentado un proyecto serio y sostenible, y cumpliendo los requisitos que plantea la ley recientemente aprobada”, explican fuentes del departamento de Industria, Comercio y Turismo del Gobierno de Aragón.

Para ello, tendrán que empezar por domiciliar la empresa en Aragón. Es un paso imprescindible para rendir cuentas y por el que la Comunidad puede acabar embolsándose 600 millones de euros. También se les exige un capital social de diez millones, que hasta ahora no ha aparecido. Aunque en ILD consideran la ley dura, lo cierto es que les pone en bandeja el proyecto. “Autoriza todos los casinos, rebaja la fiscalidad al mínimo y pone a su servicio las infraestructuras que han pedido. No se puede pedir más”, comenta Álvaro Sanz. A su grupo político no le gusta nada y la ha denunciado ante el Defensor del Pueblo.

Mientras, para los promotores de Gran Scala, comienza la verdadera cuenta atrás. Ahora les toca preparar un proyecto a la medida de la nueva ley. “Esperamos que las obras comiencen en abril de 2010”, asegura Riera.

Pero que nadie espere un maletín con los 17.000 millones sobre la mesa. Los promotores sólo pretenden asumir el coste de la urbanización básica. Los casinos y los centros de ocio correrán a cargo de los desarrolladores que se vayan sumando. “Eso significa que desde ILD sólo vamos a invertir el 8% del total: 1.360 millones”, explica Riera. Como el desembolso se va a hacer por fases, “en los tres primeros años, lo que dura la primera, nuestra inversión quedará en unos 500 millones”, asegura. La duda es, ¿y si no hay negocios interesados en entrar en Gran Scala? “Nosotros habremos perdido mucho dinero y nuestra credibilidad”, reconoce Jaime Riera.

Un fondo inmobiliario, mayoría en el proyecto

El crupier de esta partida se llama Alea Developments. Esta empresa es la única cara visible del empresariado de Gran Scala en España.

Alea es también la única representante con capital español. Detrás de ella está el despacho de Abogados Riera & Carrera Asociados, con sede en Cerdanyola del Vallès (Barcelona).

El resto de jugadores de la partida de Gran Scala se sienta en la mesa de ILD International Leisure Development. Esta empresa (fundada con 50.000 libras, poco más de 67.000 euros y con sede social en Reino Unido) es el paraguas bajo el que se ha unido el grupo de empresas que sustenta el proyecto. “No todos los socios aportamos grandes cantidades de dinero, algunos, como los arquitectos o los abogados, ofrecemos nuestro conocimiento del sector”, comenta Riera.
Multinacionales del juego

Entre lo pesos pesados, se encuentra la multinacional australiana del juego Aristrocat. Su participación está lejos de ser la más importante, ya que tiene un 6% del capital social, según la información accionarial facilitada por ILD. “Es la mejor bandera que pueden ondear, para captar empresas que desarrollen negocios allí”, apuntan diversos empresarios españoles del juego.

Aristrocrat, que cotiza en la bolsa de valores de Sidney, es una de las empresas más importantes en la producción y distribución de máquinas de juego. Aunque en su web se puede conseguir información sobre sus negocios en España, no hay ni rastro del proyecto de Aragón. “Es lógico. Es una empresa cotizada y no puede informar de intenciones. De momento, Gran Scala sólo es un proyecto”, explica el representante de ILD.

El resto de empresas del sector poseedoras de acciones son Finindusco, filial de uno de los grupos de juego más potente de Francia, también con gran prestigio en todo el mundo, que es el cuarto inversor por volumen de acciones (9%). La británica Hot Games participa con un testimonial 1,2%.

Seguros y financieras

Pero el gran peso de las acciones está entre las compañías puramente financieras. Casi la mitad del capital pertenece a Development Capital Management (DCM), un fondo de inversión especializado, entre otras cosas, en inversiones inmobiliarias y con actividad en Londres y la isla de Jersey, catalogada como paraíso fiscal. Posee el 40% de las acciones de ILD. Le sigue la Unión Franco-Árabe, una empresa de seguros francesa, propietaria del 14,7% del paquete accionarial. Ninguna de ellas hace referencia en su información oficial al proyecto Gran Scala.

“Este tipo de composición es normal en proyectos de alto riesgo como este”, aseguran los expertos del sector. “Tampoco es necesario un desembolso previo, sino que se van aportando fondos a medida que se necesitan”, insisten.

Otra cosa es que, analizando fríamente los datos que existen en el registro de ILD, estos no convenzan demasiado. El total de activos de ILD hace justo un año era de 457.000 libras: 538.000 euros al cambio actual. Y contaba con unos fondos propios de 230.000 libras (270.000 euros).

1 Response to “Llega la hora de la verdad en Gran Scala”


  1. 1 Yago septiembre 3, 2009 a las 3:45 am

    seguimos esperando la hora de la verdad…


Comments are currently closed.



Necesitamos tu ayuda!!

Puedes ayudarnos haciéndote socio, haciendo un donativo para esta campaña o poniendo a disposición tus saberes y habilidades escribiéndonos a colabora@ecodes.org.

Categorías

agosto 2009
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  


A %d blogueros les gusta esto: